NORMAS


Existe una serie de guías, recomendaciones y normas nacionales e internacionales acerca de la exposición a ondas de radio. Son muy similares y en general se basan sobre recomendaciones de la Comisión Internacional sobre Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP). Las guías de la ICNIRP se basan sobre décadas de investigación en campos electromagnéticos y salud humana. Determinan el punto en el cual se conoce que comienzan los efectos adversos en la salud debido al calentamiento del tejido, y fijan límites que son de 10 a 50 veces (5000%) inferiores a dicho punto, estableciéndolos como niveles máximos de exposición para los trabajadores y el público, respectivamente. Por lo tanto, estos límites proporcionan un gran margen de seguridad para todos los miembros de la comunidad, incluso los niños. Según la Organización Mundial de la Salud:
Los límites de exposición a campos electromagnéticos establecidos por la Comisión Internacional sobre Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), una organización no gubernamental formalmente reconocida por la OMS, fueron desarrollados sobre la base de la evaluación de toda la literatura científica con revisión de pares, incluyendo los efectos térmicos y no térmicos. Las normas se basan sobre evaluaciones de efectos biológicos que se sabe tienen consecuencias en la salud. La principal conclusión de las revisiones de la OMS es que las exposiciones a CEM por debajo de los límites recomendados en las guías internacionales de la ICNIRP no parecen tener ninguna consecuencia conocida sobre la salud.